LA TEORÍA DE LAS ETAPAS DE ROSTOW

sábado, 14 de marzo de 2009

LA TEORÍA DE LAS ETAPAS DE ROSTOW

La noción de desarrollo como proceso por etapas tiene una gran tradición en la economía del desarrollo. Walt Whitman Rostow, historiador norteamericano y uno de los principales pioneros del desarrollo, explica el proceso de desarrollo, en su obra Las etapas del crecimiento económico, como el tránsito desde la sociedad tradicional (etapa en la que se encontraban los países subdesarrollados) hasta la etapa de la calidad o más allá del consumo (en la que estaban entrando los países desarrollados en los sesenta).

Desde la sociedad tradicional (caracterizada por estructuras sociales jerárquicas y valores sociales tradicionales estables, renta destinada a la subsistencia y falta de conocimientos técnicos), los países acceden a la etapa de las condiciones previas al despegue (condiciones previas a la industrialización). En esta etapa se requieren cambios radicales en el aumento de infraestructuras, incremento de la productividad agrícola y expansión del comercio. Previa o simultáneamente se requieren transformaciones sociales como la aceptación de nuevas técnicas agrícolas, la intervención del Estado para la creación de infraestructuras o la existencia de políticas comerciales. En esta fase se da una gran influencia del efecto demostración de los países desarrollados o que han despegado.

La siguiente etapa es la del despegue, entendido como el “crecimiento rápido de un grupo limitado de sectores donde se aplican las modernas técnicas industriales”. Estos sectores son los denominados sectores guía (ferrocarriles, transformación de alimentos, naval, militar, etc.

Tras el despegue se inicia la marcha hacia la madurez, que Rostow define como “el período en que una sociedad ha aplicado eficazmente todas las posibilidades de la tecnología moderna al conjunto de sus recursos”. En esta etapa, no obstante, pueden darse desequilibrios sectoriales y regionales, y nuevos sectores guía desplazan a los anteriores (acero, electricidad, química, maquinaria, etc.). La marcha hacia la madurez se distingue asimismo por el cambio en la estructura de la fuerza de trabajo (desplazamiento desde el sector agrícola al industrial), el aumento de la renta, etc.

Tras la marcha hacia la madurez, los países pueden elegir entre mejorar la situación social con políticas de bienestar, aumentar el poder internacional de su economía o aumentar el consumo de masas, siendo esta última la que habitualmente es escogida por las sociedades. El consumo se generaliza y aparecen nuevos sectores guía (tales como el de automoción, vivienda, petróleo, electrodomésticos, etc.).

La etapa que apuntaba en su momento Rostow como la siguiente en las economías desarrolladas se caracterizaba por un aumento en el ocio y en las tasas de natalidad.